IFAT: curiosidades de medio siglo de historia (II)

¿Sabías que en los 50 años de historia IFAT ha incrementado el número de visitantes de los 10.200 de la primera edición hasta más de 135.000? Un crecimiento algo más que exponencial para una cita que en la edición de este año espera acoger a más de 3.000 expositores procedentes de todo el mundo de nuevo bajo el lema: Resources, Innovations, Solutions (recursos, innovaciones, soluciones).

A continuación vamos a revisar algunos de los momentos clave de este medio siglo de vida y que han convertido el encuentro de Munich en el más esperado por todos los profesionales del sector y plataforma imprescindible para el desarrollo y la innovación de todas aquellas tecnologías que promueven el uso sostenible de los recursos.

En primer lugar, debemos recordar que, tal y como explicábamos en el anterior post, IFAT inició su andadura en 1966 como la Feria Internacional de Tecnología de aguas residuales. Ya desde su primera edición, que contó con 147 expositores de nueve países diferentes y 10.200 visitantes de 40 naciones, la feria se caracterizó por mostrar un alto nivel de innovación y una vocación hacia lo internacional muy notable. Consolidadas las primeras ediciones, pocos años pasaron hasta que IFAT tomó el pulso de una sociedad de consumo plenamente consolidada y detectó una de sus preocupaciones más urgentes. Eran los años 70 y las respuestas a los desafíos que presentaba la gestión del imparable aumento del volumen de residuos marcaban cada vez más la agenda de administraciones, organismos, empresas y ciudadanía. De ahí que la importancia de su gestión ampliase el ámbito de actuación de la feria: IFAT pone el foco de manera definitiva en la gestión de los residuos.

Sigamos. Fue en los 80 cuando la organización extendió su ámbito de actuación hacia cuestiones como la seguridad, la limpieza, la sostenibilidad y la eficiencia en la gestión municipal, los servicios de mantenimiento de calles y carreteras, ciudades y municipios. Ya en los 90, una vez consolidado el concepto de ‘sostenibilidad’ y ‘desarrollo sostenible’, la sociedad fue testigo de la urgente necesidad de adoptar nuevas soluciones para mejorar el suministro de agua mundial. El abastecimiento de agua y su escasez pasaron a ser asuntos urgentes en todo el mundo. La búsqueda de soluciones globales y responsables en torno a la gestión de este recurso tan preciado estimularon el debate sobre las nuevas estrategias y posibles soluciones e IFAT fue uno de los escenarios en los que éste tuvo lugar.

Con la llegada del año 2000, IFAT vuelve a mostrar su sensibilidad hacia aquello que para la sociedad y los recursos naturales es prioritario. En este caso, el nuevo milenio abre sus puertas hacia nuevas formas de generación de energía como la térmica y la utilización de residuos biológicos, un gran paso para lo que comúnmente hemos denominado ‘cerrar el ciclo del residuo’ y que apuesta por el desarrollo de soluciones capaces de producir energía a partir de desechos. Sin duda, desde entonces un elemento esencial de la IFAT.

A partir de 2010, la feria ha acelerado su ya de por si potente motor de crecimiento, siendo clave el momento en el que pasó a celebrarse cada dos años en respuesta a la demanda de una industria cada vez más innovadora y crucial en la economía. Hoy, convertida en la plataforma global para la innovación en el ámbito de las tecnologías para el medio ambiente, el interés internacional que suscita IFAT se ve corroborado por sus cifras: 3081 expositores de 59 países y 135.288 visitantes de 168 naciones reunidos en un espacio de 230.000 metros cuadrados. ¡Ahí estaremos!